En un instante una gran paz reinaba en el cielo, ya se oían voces terrestres y el niño presuroso repetía suavemente.
¨Dios mío, Dios mío, al menos dime su nombre, ¿cómo se llama mi ángel?".
Dios le contestó: "Su nombre no importa, tú le dirás MAMÁ"